¿IGUALDAD? ¿DÓNDE?

Cuando me levanto todos los días por la mañana y leo los periódicos digitales espero ver noticias a las que ya estamos acostumbrados día sí, y día también (ojalá que no lo estuviéramos). A lo que no parezco acostumbrarme es a leer comentarios sexistas, y específicamente en el deporte.

Como deportista, y sobre todo como mujer me indigna ver que personajes reconocidos e importantes en sus respectivos deportes defiendan en pleno año 2016 que las mujeres no son “físicamente capaces de conducir un auto en la máxima competición de automovilismo” (palabras textuales de Bernie Ecclestone), o que “no pueden cobrar igual que los hombres porque el nivel de audiencia no es el mismo”. Chocante que esto último lo dijera el mismísimo Nova Djokovic.

En los Estados Unidos el deporte por excelencia para las chicas es el fútbol europeo (o como lo llaman ellos, soccer). Normal que el verano pasado, en el Mundial de fútbol de Canadá demostraran su potencial ganando el campeonato ni más ni menos. En efecto, son la selección número 1 en fútbol femenino junto con Brasil y Japón.

La selección masculina, por otra parte, se encuentra en el puesto vigésimo noveno de laclasificación de selecciones pero cobran el doble que la selección femenina. Inexplicable, eso es lo que es. Inexplicable que las chicas, ganando el campeonato cobren de bonus $72,000 comparado a los $390,000 que cobrarían ellos por la misma hazaña. Inexplicable que tengan cuatro medallas de oro olímpicas y tres Mundiales en su palmarés, pero cobren menos. Es completamente inexplicable que por el hecho de ser mujer, ya sean inferiores.  Ni cortas ni perezosas, las jugadoras referente del equipo como Alex Morgan o Hope Solo han amenazado con no jugar los juegos de RIO 2016 si la cosa no cambia.

o-GENDER-INEQUALITY-facebook
La desigualdad de género no es un problema de las mujeres; es un problema de la humanidad.
Sin irme más lejos, justo aquí ha ocurrido algo similar (o incluso peor) con la mejor motociclista del mundo.

El 20 de marzo Sandra Gómez ganó el mundial de SuperEnduro y cuando fue a recoger el premio en Madrid por la FIM (Federación Internacional de la Motocicleta) le constataron que no había ningún premio para ella. Las reglas han cambiado y ahora  SÓLO los hombres cobran los premios.

¿La razón? ¿Es que acaso no hay dinero? Si el campeonato se ha celebrado hay unos patrocinadores detrás que han invertido capital para que la competición se lleve a cabo. Pero no, para la ganadora no hay dinero.

¿Razonable? Poco. ¿Entendible? Menos. ¿Igualdad? Ninguna. La verdad duele y los que afirman que existe la igualdad hoy en día mienten. Todavía nos queda mucho camino por recorrer.

Anuncios

1 comentario en “¿IGUALDAD? ¿DÓNDE?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s